PUERTO RICO Y SU RELACIÓN CON LOS ESTADOS UNIDOS

Por: Víctor “Papo” Rodríguez Villanueva, BBA-MBA

Por considerar que el siguiente artículo es muy importante para el ideal de la Estadidad, lo he transcrito y lo publico textualmente como lo escribió el Ingeniero J Raymond Watson quien lo publicó el 24 de noviembre de 2014.  El fué Director Ejecutivo de la Autoridad de Carreteras de Puerto Rico del 1969 al 1972.  Además fue Director de Area de la agencia federal HUD del 1974 al 1977 y Presidente de la PRTC del 77 al 79.

J. Raymond Watson dice así:

“Revisar brevemente la historia sirve para poner en perspectiva clara la relación entre nosotros y el pueblo de los Estados Unidos de América (EUA), de cuya gran nación tantos puertorriqueños aspiran a ser Estado Federado.

Empecemos por el Grito de Lares.…¡sorpresa! Casi a fines de España ser dueña de Puerto Rico (PR) y mantener por mas de cuatro (4) siglos al pueblo oprimido y falto de necesidades vitales y básicas-amén de libertad y derechos civiles- un grupo de patriotas llevaron a cabo un levantamiento en el pueblo de Lares con el fin de eventualmente lanzar a España fuera de la isla.  Cabe señalar que el Grito de Lares fue contra España, ocurrido unos treinta (30) años antes de la llegada de EUA a PR en el 1898, por lo que no fue contra EUA como propagandistas separatistas han tratado tanto de engañar el pueblo de PR.

Por lo contrario, los patriotas lareños se inspiraron en las libertades y derechos humanos y civiles del pueblo americano, expresado en el Bill of Rights de la Constitución de EUA, sus primeras Diez Enmiendas.  ¡Sí, así fué!

Los patriotas recibieron de Don Ramón Emeterio Betances un escrito titulado “Los Diez Mandamientos de los Hombres Libres”.  Betances se lo hizo llegar a los patriotas Lareños desde la isla de Saint Thomas, dónde se había tenido que auto-exiliar para no ser capturado y encarcelado en El Morro por las autoridades españolas de PR, por el gobernador haberlo declarado un agitador rebelde y enemigo de España.

¡”Los Diez Mandamientos de los Hombres Libres” fue una buena traducción al español por Betances del Bill of Rights de la Constitución de EUA!

O sea, que los patriotas de Lares (uno de los cuales era el Americano Mathias Bruckman, natural de New England, EUA, casado con una lareña y dedicado a la agricultura) se inspiraron en el objetivo de que el pueblo de PR alcanzara los mismos derechos y libertades de los Americanos, esos que hoy disfrutamos los Puertorriqueños por ser ciudadanos Estadounidense desde el 2 de marzo de 1917 mediante el Acta Jones del Congreso de EUA.  El presidente Woodrow Wilson firmó como Ley Nacional de EUA ese proyecto del congresista William Jones.  Desde entonces, los Puertorriqueños somos ciudadanos Americanos cobijados por la Constitución de EUA y disfrutamos de su Bill of Rights, o sea, los “Diez Mandamientos de los Hombres Libres” de Betances.

Al ser derrotada por EUA en la Guerra Hispanoamericana en 1898, España tuvo que cederle a EUA algunas de sus posesiones coloniales como botín de guerra y reparaciones.  Puerto Rico fue una de esas posesiones españolas cedidas a EUA en el Tratado de Paris, el acuerdo que terminó esa guerra.  Es de notar que una “carta autonómica” que algunos alegan que se había acordado entre representantes de España y de su colonia de PR no había sido sellada y firmada por el Rey de España, por lo cual no tenía validez legal alguna.  Siendo así, España no tuvo ni que informar a portavoces de PR, mucho menos consultar al pueblo, antes de cederle a PR a EUA.

¿Y cómo encontró EUA a PR cuándo la ocupó en 1898?  ¿Llamarlo un desastre es quedarse muy corto?

El promedio de vida era de poco más de 40 años, debido en buena medida al equivalente a epidemias de malaria, tuberculosis y disentería en la isla, sin tratamiento efectivo.  Menos de un 10% sabían leer y escribir, un analfabetismo rampante debido a que no había una sola escuela pública en toda la isla, y menos una universidad.  Solo los hijos varones de los pocos acaudalados y oficiales del gobierno, una minoría elite, podían irse a España a educarse y la mayoría se quedaban allá luego.  No había una sola clínica ni dispensario público de salud tampoco en la isla, por lo que las enfermedades tronchaban las vidas a corta edad.  Aparte de la carretera militar, no habían vías pavimentadas en la isla, sólo trillos y caminos vecinales.  Como no había libertad, no había prensa libre, sólo gacetas del gobierno con edictos legales.  Así, en tal miseria, se vivía en PR antes de llegar los americanos a gobernar.

EUA estableció escuelas públicas enseguida, así como centros públicos gratuitos de tratamiento de salud.  En 1903, a sólo 5 años de ocupar a la isla, el Congreso de EUA estableció la Universidad de Puerto Rico, ¡lo que España no hizo en más de 400 años de poseer la isla!

The School of Tropical Medicine se estableció poco después de EUA ocupar a la isla, pudiendo lograr en poco tiempo tratamientos para la disentería, malaria, tuberculosis y las demás enfermedades que amenazaban la vida en la isla, construyendo las facilidades requeridas y proveyendo a los médicos y profesionales necesarios.  Dr. Bailey K. Ashford, de EUA, fue el director de todo ese magno esfuerzo pionero de salud pública en PR;  sí, el mismo cuyo nombre lleva la Avenida Ashford frente al Hospital Presbiteriano, que él participó en fundar.

Con la libertad y derechos civiles siendo ya la orden del día, se empezaron a publicar periódicos y revistas, tanto en español como en también en inglés.  El debido proceso de ley bajo la Constitución de EUA se instituyó en PR por tribunal federal.  El Acta Foraker de 1900 del Congreso de EUA definió la participación local en el gobierno de la isla, algo hasta entonces inexistente bajo España.

En 1917, el Acta Jones, ya antes mencionada, otorga la Ciudadanía Estadounidense a los Puertorriqueños y amplía sustancialmente la participación de Puertorriqueños en el gobierno y en la justicial local, a través de las primeras elecciones celebradas en PR en su historia y sin interrupción desde entonces.  “Home Rule” quedó establecido, bajo la supervisión general del Congreso de EUA.

Ya para el 1946, el primer Puertorriqueño, Don Jesús T. Pinero, es nombrado gobernador de PR por el entonces presidente de EUA, Harry S. Truman.  En 1948, el Congreso de EUA autoriza la libre elección del gobernador de PR por el pueblo y Don Luis Muñoz Marín es elegido.  En 1952, el gobernador Muñoz Marín, con el apoyo de su oponente Estadista, Ingeniero Luis A. Ferré, logra convencer al Congreso  de EUA, administrador de la colonia de PR poseída por EUA, que se amplíe considerablemente al autogobierno (“home rule”) de la isla con la aprobación de una Constitución definiendo la estructura y funcionamiento del gobierno de PR a ser libremente electo por el pueblo.  El Congreso establece en Ley Federal a “The Commonwealth of Puerto Rico” y el Preambulo de su Constitución, ya aprobada por los votos libres del pueblo de PR por mayoría enorme en 1952, establece que son factores determinantes en la vida de los Puertorriqueños su Ciudadanía Estadounidense y su lealtad a la constitución federal.

Desde entonces, el “Estado Libre Asociado de Puerto Rico” (ELA), el nombre adoptado localmente, a pesar de no ser una traducción fiel de “The Commonwealth of Puerto Rico”, su único verdadero nombre legal, (de lo cuál el Congreso se hizo de la vista larga ya que no alteraba la legalidad) entró en funciones.

En el presente hay un creciente esfuerzo por alcanzar la Estadidad Federada y el pueblo está atento a decisiones del Congreso de EUA y de Casa Blanca al respecto.  La causa Estadista pide, en proyectos de ley ante ambos Cuerpos del Congreso, que se celebre un referéndum en PR,  preferiblemente de Estadidad SI o NO, como un paso necesario para los Ciudadanos Americanos en PR alcanzar la igualdad y así proseguir con establecer a la Estadidad como nuestro status definitivo, final, digno y soberano para así terminar con la condición de territorio colonial de EUA actual (ELA), que se considera ha sido transitorio, ya inservible y que ya fue rechazado en un libre Plebiscito en 2012 por el pueblo de PR.

La Estadidad es el único status que provee para la retención de la Ciudadanía Americana junto a alcanzar la soberanía y dignidad y así líbremente votaron, por amplia mayoría, los participantes, quiénes sumaron a un 81% del electorado inscrito, una enorme matrícula de votantes, en ese Plebiscito del 2012.

Es importante señalar que ese Plebiscito del 2012 presentó dos (2) consultas al pueblo de PR.  La primera fue que se votara SI o NO por continuar con el ELA territorial actual.  El NO ganó por amplio margen, eliminando asi el alegado consentimiento del pueblo para vivir como súbditos coloniales de EUA.  La segunda consulta fue, a los que votaran NO a la primera, que escogieran cuál status soberano no-territorial debía de tener PR, si Independencia (república totalmente separada de EUA) o Libre Asociación o Estadidad.  El resultado de esta consulta fue 61% por Estadidad, sólo 3% por Independencia y el 36% restante compuesto por votos por Libre Asociación y votos en blanco de personas que decidieron abstenerse y así aceptar de antemano la decisión de quiénes votaron.

Además de poder seguir siendo ciudadanos de EUA, la Estadidad provee para retener un número de beneficios sin los cuáles los puertorriqueños sencillamente no sabriámos vivir.  Estos incluyen el viajar con el Pasaporte de EUA y usar la moneda de EUA, el Dólar.  Otro es el seguro de FDIC que protege a los depósitos en bancos.  La facilidad de adquirir vivienda propia de su propiedad, con hipotecas aseguradas por FHA, es un derecho que es parte de la vida misma del puertorriqueño.  Las aportaciones de fondos federales de EUA al gobierno de PR son vitalmente necesarias.  Poder viajar libremente, sin visas ni traba burocrática alguna entre la isla y el resto de la nación Americana nos es esencial para intercambiar visitas con familiares, así como servirnos de las facilidades médicas y educativas por todo EUA, llevar a cabo negocios en libre comercio interestatal, provisión mutua de servicios profesionales; en fin, vivir como es ahora normal en PR y mejorarlo día a día.

Por todo esto, PR es envidiado por los pueblos latinoamericanos, de cuyos paises tantos siguien arriesgando sus vidas y bienes para entrar ilegalmente a EUA, mientras que los Puertorriqueños somos ya ciudadanos de EUA con libre entrada legal a todos los Estados de nuestra Gran Nación.  Y recibimos, por derecho y no caridad, beneficios federales, aunque aún no igual a los residentes de los Estados Federados, algo que remediaría para siempre la Estadidad.

Al mencionar “Nación”, viene justo al caso señalar que ya está pasado de tiempo el que ciertos elementos partidistas de PR cesen y desistan de “jugar a la Nación”.  PR  tiene por nombre en español “Estado Libre Asociado”.  No es “Nación Libre Asociada”.  Por lo tanto, el uso correcto del español requiere que todo lo de PR sea “Estatal” y no “Nacional”, disparate que suelen cometer adrede elementos separatistas anti-Americanos, algunos dentro del gobierno y otros en la prensa escrita y aérea, refiriéndose a patente “Nacional”, parques “Nacionales”, equipos deportivos “Nacionales” y semejantes barbaridades.  Y todo aquí seguirá siendo “Estatal” cuando PR sea Estado Soberano de EUA.

Cuando al fin llegue el día en que PR adquiera la igualdad de ciudadanía Americana como Estado Federado de EUA, tendrá el poder político de elegir a dos (2) Senadores y seis (6) Representantes, todos con voz y voto en el Congreso de EUA, una fuerza democrática muy superior a la actual, que es elegir a un Comisionado Residente ante el Congreso de EUA, sin voto..…mas bien un cabildero oficial que un portavoz oficial  de su pueblo.  En adición, en el Estado de PR se podrá votar por el Presidente y Vice-Presidente de EUA, otra gran fuerza política que hoy no tenemos.  Ahora el pueblo de PR tiene que obedecer leyes aprobadas por un Congreso en el cuál no tuvo un sólo voto y que firma un Presidente por cuya elección no se echó un sólo voto en PR.  Y ese mismo Presidente es el comandante-en jefe de las fuerzas armadas de EUA, en las cuáles miles de Puertorriqueños han tenido que servir en sus frentes de batalla desde principio del Siglo XX.  Eso es vivir en una colonia.  Eso es sufrir de la desigualdad.

¿Es esa injusticia por desigualdad culpa de EUA, el pais poseedor de PR? … NO.

EUA tiene un procedimiento constitucional, ya empleado por 37 territorios anteriores que lograron la igualdad al ser admitidos como Estados, luego de los 13 Estados originales.  PR aún, luego de ser territorio de EUA por 116 años y de su pueblo ser Ciudadanos Americanos por 97 de esos años, no ha solicitado oficalmente ser un Estado de EUA.  Ergo, la culpa es de PR, de su pueblo, de sus líderes políticos, de su falta de habilidad para ponerse de acuerdo, más el engaño por la minoría separatista, la conformidad y la falta de prioridades.  Así, hasta ahora, se ha impedido que PR se haya movido para asegurar el futuro de su pueblo procurando retener esta vida que tanto disfruta y poder mejorarla enormemente adquiriendo la soberanía y dignidad que sólo provee la Estadidad en este mundo real.

Si en 116 años de ser colonia el pueblo de PR ha retenido su lengua española, sus bellas costumbres, su personalidad particular y única (“Puertorriqueñidad”)….. jamás perderemos eso.  Más aún, la protección que brinda la Constitución de EUA a la soberanía individual de cada Estado nos asegura más aún que seremos por siempre el pueblo que queremos ser, pero con soberanía, dignidad, fuerza política completa, recibiendo del gobierno federal todo lo que nos corresponde como Estado, cumpliendo nuestros deberes de ciudadanos iguales con honestidad y orgullo.

En fin….IGUALDAD.

¡MIRA COMO ME ENGAÑÓ!

Por: Víctor “Papo” Rodríguez Villanueva, BBA-MBA

Una mentira repetida muchas veces, a la larga, es aceptada como una verdad.  El Ministro de Propaganda de la Alemania Nazi, el cojo, Joseph Goebbels, utilizaba la repetición de las mentiras para engañar el pueblo.  Por órdenes de HITLER se le regalaron ciento de miles de Radios a la población, para indoctrinarlos y engañarlos con la repetición de las mentiras.  Los Nazis utiliaron los radios y los líderes PPD usan El Nuevo Día, Primera Hora y algunos “Analistos” de Radio y TV, para repetir muchas veces las mentiras hasta que el pueblo las acepte como verdades.

En el tema del Status de Puerto Rico, los líderes del ELA Colonial, siempre han engañado el pueblo con promesas y definiciones FALSAS.  En el Plebiscito sobre el Status del 14 de noviembre de 1993, los líderes del PPD definieron, con engaño premeditado, al ELA de la siguiente manera:

Definición del Estado Libre Asociado:

UN VOTO POR EL ESTADO LIBRE ASOCIADO ES UN MANDATO A FAVOR DE:

A) Garantizar el prgogreso y la seguridad nuestra y de nuestros hijos dentro de un status de plena dignidad política, basado en la unión permanente entre Puerto Rico y los Estados Unidos, consagrada en un pacto bilateral que no podrá ser alterado sino por mutuo consentimiento.

EL ESTADO LIBRE ASOCIADO GARANTIZA:

B) Ciudadanía americana irrevocable;

C) Mercado común, moneda común y defensa común con los Estados Unidos;

D) Autonomía fiscal para Puerto Rico;

E) Comité Olímpico puertorriqueño y representación deportiva internacional propia;

F) Pleno desarrollo de nuestra identidad cultural: con el ELA somos puertorriqueños primero.

DESARROLLAREMOS EL ESTADOLIBRE ASOCIADO MEDIANTE PLANTEAMIENTOS ESPECÍFICOS AL CONGRESO.  DE INMEDIATO PROPONEMOS:

G) Reformular la sección 936, asegurando la creación de más y mejores empleos;

H) Extender el Seguro Social Complementario (SSI) a Puerto Rico;

I) Obtener asignaciones del PAN iguales a las de los estados;

J) Proteger otros productos de nuestra agricultura, además del café.

Todo cambio adicional se someterá previamente a la aprobación del pueblo de Puerto Rico.

Hasta aquí la definición según apareció en la papeleta de votación cuyas insignias eran un rectángulo para el ELA, un círculo para la Estadidad y un triángulo para la Independencia.  El pueblo cayó en el engaño y ganó el ELA con un 48.6%.  La Estadidad obtuvo un 46.3% y la Independencia un 4.4%.

Analicemos ahora la sarta de mentiras dentro de esa definición;  pero antes debo decir que las letras en mayúsculas que aparecen, desde la A hasta la J, las inserté para facilitar el analisis, ya que NO aparecieron en la papeleta de votación.

Léa usted el inciso A y comprobará que es falso GARANTIZAR El Progreso y la Seguridad.  Nadie le puede aseguarar a usted El Progreso y la Seguridad.  Eso es un imponderable. Es un impredicible que NO tiene seguridad de ocurrir.  Quien le dé garantías, le está engañado.

Dice: …“dentro de un status de plena dignidad política”….Otra mentira, pues en el ELA no hay dignidad, cuando quien manda en Puerto Rico es el Congreso con sus leyes que nos impone, so pena de carcel, sin nuestro consentimeiento y sin los 2 Senadores y los 5 Congresistas en ese Congreso que hace las leyes.

Dice….“en un pacto bilateral que no podrá ser alterado sino por mutuo consentimiento”.  No hay tal pacto.  Puerto Rico No ha pactado con los Estados Unidos.  Para pactar, primero PR tiene que ser Libre y Soberano y actualmente no lo es porque es un Territorio (Colonia).  Además los pactos entre naciones libres No pueden estar restringido a mutuo consentimiento de no separarse, ya que una de las dos partes tiene que poseer el DERECHO a retirarse, aun sin el consentimiento de la otra parte. En el pacto matrimonial se jura ante Dios que solo la muerte los separará, y los divorcios abundan “mas que los granitos de arena que hay en las playas”.

Veamos ahora la parte B. Dice: “Ciudadanía Americana irrevocable” Falso.  La Ciudadanía nos las dieron en el 1917 mediante una ley.  Lo que se dá con una ley; con otra ley nos la pueden quitar.  La única Ciudadanía Americana irrevocable es la que se obtiene bajo la ESTADIDAD.  La Estadidad es Igualdad para TODOS los Estados y por lo tanto no le podrán quitar la ciudadanía a un estado si no se la quitan a TODOS.  Quitársela a todos sería una locura pues destruiría la nacionalidad de un pais.

También indican en la parte C : “Mercado, Moneda y Defensa Común” (“como garantía”).  El ELA no puede garantizar nada de eso, pues los únicos que los pueden garantizar son los Estados Unidos.  Si por ejemplo ellos quisieran retirarnos la Defensa Común; así podrían hacerlo, pues no hay ni un pacto ni somos un Estado para que ellos tengan esa obligación o responsabilidad.

En la parte D dice: “Autonomía Fiscal“…. En Puerto Rico se pagan contribuciones Federales en algunos casos, como por ejemplo, empleados federales, ingresos por intereses en cuentas en bancos dentro de los Estados Unidos y otros casos mas.  Daré solo un ejemplo de que NO existe la autonomía fiscal: Cuando usted compra mediante un pedido que viene por el correo de los Estados Unidos, los empleados de Hacienda, no pueden detener la entrega de la mercancia para cobrar el impuesto (IVU) o arbitrio por introducción.  No hay autonomía para solicitar el pago primero y luego la entrega (el levante) de la mercancía.  Es falso decir que Puerto Rico tiene autonomía fiscal.

Dice también.E..“Comité Olímpico y representación deportiva internacional propia”.  Eso también lo podemos tener siendo un Estado, como lo tiene Taiwan (que pertenece a China) y otros.  En el caso actual, para los atletas de P R ir a competir internacionalmente, primero le tiene que pedir permiso a los E U.  Si le dán el permiso pueden ir, y si no le dan el permiso se quedan en P R.  No existe tal autonomía olímpica porque depende de que los E U, nos den el permiso. (Papi, ¿me dejas ir a jugar en el parque de pelota? Por favor papi, déjame ir, …..¿“Plis”?

En la parte F dice: “Pleno desarrollo de nuestra identidad cultural: con el ELA somos Puertorriqueños primero”.  Los Hawaiianos no perdieron su cultura, tampoco los Tejanos, ni los Alaskeños cuando se convirtieron en un Estado de los E U.  Un P R estado dejaría a la isla en el mismo lugar. No nos halarían con una cadena para pegarnos a los 48 estados contíguos. No tendremos que irnos a los E U donde correríamos el riesgo de perder nuestra cultura.  Viven mas Puertorriqueños en los Estados Unidos que en la isla.  La pregunta válida es: ¿Han perdido la cultura y dejaron de ser menos puertorriqueños los que viven en NY,  con su parada Puertorriqueña o los que viven en la Florida?  La cultura y la puertorriqueñidad la llevamos en la mezcla de sangre española, taina y africana que circula por nuestras venas, no importa donde vivamos, bien sea aquí o allá. Somos Puertorriqueños primero.  Nuestra Patria es Puerto Rico y nuestra Nación es los Estados Unidos.

Desde la parte G hasta la J, así expresan sus deseos y propuestas: “Desarrollaremos el ELA mediante planteamientos específicos al Congreso.  De inmediato proponemos:

Noten que aquí hacen promesas de desarrollo, sin tener el poder de desarrollar.  Plantearán mediante propuestas, o sea le pedirán a los Estados Unidos que le aprueben sus deseos.  Le piden a quien puede dar.  Son los limosmeros en la acera de la Iglesia con la mano extendida esperando que le tiren una “pejeta”, en lugar de ser un estado con ingualdad en la repartición del presupuesto federal.

En la parte G promete: “Reformular la sección 936, asegurando la creación de más y mejores empleos”.  Ustedes saben que la sección 936 pertenecía al Código de Rentas Internas FEDERAL.  El Congreso lo creó por ley  y años mas tarde la eliminó con otra ley.  El ELA no tiene el poder de “reformular” esa sección.  Es el Congreso quien puede hacerlo.  Entonces si no tiene el poder de reformularlo, mucho menos tiene el poder de asegurar la creación de mas y mejores empleos.  Quien único puede hacerlo es el Congreso.

En la parte H dice: “Extender el Seguro Social Complementario (SSI) a Puerto Rico”.  El ELA no tiene el poder para EXTENDER el SSI a Puerto Rico.  Son fondos Federales y los únicos que tienen ese poder es el Congreso, donde no tenemos los 2 Senadores y los 5 Representantes.

En la parte I dice: “Obtener asignaciones del PAN iguales a las de los estados”.  Deseos de obtener.  Seguir pidiendo porque saben que “Pidiendo nadie se ha pelao”.  Quieren igualdad con los estados, pero NO quieren ser estado.  ¡Quieren aprender a tocar guitarra, pero no la quieren en sus manos!  ¡Que ridículos son!

En la parte J dice: “Proteger otros productos de nuestra agricultura, además del café”.  Pues claro que tienen que proteger, si para eso están los gobiernos.  Tienen que proteger la agricultura, la vida y la propiedad.  Es ridícula esa promesa cuando con el Bosque Mágico, le ponen obtáculos al desarrollo agrícola y turístico en miles de cuerdas de terrenos.

Como el asunto del status compete a dos partes (Puerto Rico  y Estados Unidos), ya la Casa Blanca advirtió al liderato colonialista en Puerto Rico, que una futura definición del ELA, no podía ser ni Territorial ni Colonial y mucho menos engañosa.  Por tal motivo indicó que cualquier definición del ELA y el diseño de la papeleta de votación; primero tendría que ser aprobada por el Secretario de Justicia de los Estados Unidos para luego ser validada.  La soberanía está allá, no acá.  Ellos decidirán la definición del ELA y la papeleta de votación.Ya Casa Blanca “le paró el caballito” a los Colonialistas del ELA para que no puedan seguir engañado con definiciones falsas.  Los Estados Unidos deciden en este asunto de la definicón del ELA y así aprobarán el resultado de esa futura consulta, sin mentiras, falsedades ni engaño.  Esto compromete a los Estados Unidos a aceptar la decisión que tome el pueblo y así ese futuro plebiscito será VINCULANTE.

Por otra parte, me quedé sorprendido cuando ví por la TV del gobierno, el 11 de noviembre del 2014, día del Veterano, un documental titulado Los Borinqueños, narrado por el Independentista-Popular, David Ortiz Angleró (Que en Paz descanse), donde decía lo siguiente: “En el 1952 Puerto Rico alcanzó un gobierno AUTÓNOMO y decidió estar unido VOLUNTARIAMENTE a los Estados Unidos“.  Esa monumental mentira tiene dos engaños, ya que Puerto Rico continuó, como está hoy, sujeto a los poderes plenarios del Congreso.  Para ser AUTÓNOMO, primero tiene que ser libre e independiente y no lo es, pues somos una colonia de los Estados Unidos.  La otra gran mentira es decir que “Puerto Rico decidió estar unido VOLUNTARIAMENTE a los Estados Unidos“.  Ya estamos unidos desde cuando nos invadieron a la fuerza o por ” Invitación”  por Guánica en el 1898 y aún continuamos unidos.  Estados Unidos nunca ha perdido su soberanía sobre Puerto Rico.  Así, la mentira repetida muchas veces, al final se establece como si fuera una verdad.  ¡Nos engañan de todas formas!

Como se ha demonstrado, en toda la definición del ELA de ese plebiscito de status del 14 de noviembre de 1993, (y futuros plebiscitos) fueron una mentira gigantesca (¡Ese embuste; no es verdad!).  Pero el pueblo fué engañado y al darse cuenta de la falsedad, exclamó.…….

¡MIRA COMO ME ENGAÑÓ!

Nota: En un próximo artículo analizaré La Propuesta de Autonomía de Miguel Hernández Agosto, la cual es otra soberanía (Independencia) encapuchada.