EL CERTIFICADO DE NACIMIENTO

Por: Víctor “Papo” Rodríguez Villanueva, BBA/MBA.

La siguiente es mi exposición para el Plan Para Puerto Rico, que someteré el sábado 19 de Marzo de 2016 en una reunión en Moca, Puerto Rico.

Señores:

Deseo exponer mis sugerencias para que se consideren y evalúen con el fin de ver la posibilidad de integrarlas en el Plan Para Puerto Rico, que propone el líder Estadista, Dr. Ricardo Antonio Rosselló Nevares, para ser implantado tan pronto tome posesión como gobernador, en enero del 2017.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

Es de conocimiento general, que la mujer es la principal figura en la gestación y formación de la criatura próxima a nacer.

No solamente lo lleva en su vientre y en estado de gestación, por casi nueve meses, sino que lo trae a la vida, con dolores de partos, muy intesos.  En la inmesa mayoria de los casos, es ella la única figura de crianza, sirviendo, no solamente de madre, sino, haciendo la función de un padre ausente.

Cuando la criatura nace, lo inscriben y en el Certificado de Nacimiento, figura como primer apellido el del padre y como segundo el de la madre.  Esa es la tradición.

SUGERENCIA:                                                                                                                                                                                           Que luego de que los padres (los dos) acuerden que ese hijo debe tener, en su Certificado de Nacimiento, como primer apellido, el apellido de la madre y como segundo apellido el de su padre, que esto conste así en el Certificado y en los records del Regístro Demográfico.

Repito: Debe tener el consentimiento de los padres. Si uno de ellos no lo permite, entonces se inscribirá como de costumbre o sea primer apellido el del padre y segundo el de la madre.

SUGERENCIA:                                                                                                                                                                                           Que cuando ese niño o niña, cumpla los 18 años de edad (mayoría de edad), él o ella, tenga el derecho de revertir los apellidos.  El apellido del padre primero y el de la madre segundo.  Que tenga un periodo de un año para solicitar ese cambio. Pasado ese periodo de tiempo, perdería el derecho a revertirlos.

SUGERENCIA:                                                                                                                                                                                           Que también tenga el derecho, (al cumplir los 18 años de edad) de solicitar un cambio de su o sus nombres, por un nombre diferente.  Hay casos en que el niño o niña, no está comforme con su nombre y desea cambiarlo.  Conozco un caso de un ex-compañero de trabajo, que vivía “abochornado” y se sentía humillado por el nombre que le puso su padre.  Lo inscribió con el nombre de ESPERANZO.  Ese nombre era y es motivo de “mofa y chacota” (Que también tenga un año para solicitarlo).

SUGERENCIA:                                                                                                                                                                                           También sugiero que en el Certificado de Nacimiento, se haga constar el pueblo de residencia de los padres, al momento de nacer la criatura.  Ustedes saben que hay muchísimos casos donde los padres viven en un pueblo y tienen que ir al hospital de otro pueblo, donde nace la criatura.  En esos casos, en el Certificado aparece que nació en ese pueblo y, creo, pero no estoy seguro, que no se menciona el pueblo de residencia de los padres.  Así, entonces se acostumbra decir que ese niño (a) es natural de un pueblo, que solo fué un incidente de nacimiento, donde sus padres y la propia criatura, no desean como su pueblo natal.  Hay que reconocer que ese pueblo de nacimiento no es la residencia de los padres, ni donde ese criatura fué gestada y desarrollada en el vientre de su madre.  El horgullo que se siente por el pueblo donde se gestó, desarrolló y crió desde bebé, no debe ser opacado por haber nacido, accidentalmente, en un hospital de otro pueblo.

Años atrás, muchos Mocanos nacían en el Hospital de Distrito de Aguadilla y hoy, muchos Aguadillanos nacen en el Hospital San Carlos de Moca.  Sin menospreciar el pueblo del Hospital, cada nacido allí, siente el orgullo de su pueblo de gestación, desarrollo y crianza.  Los de Moca, son Mocanos, aunque nacieron en  Aguadilla y los de Aguadilla, son Aguadillanos aunque hayan nacido en este bello y hospitalario pueblo de Moca.

SUGERENCIA:                                                                                                                                                                                           Que se cobre una cuota monetaria, por el derecho de efectura algún cambio en el Certificado de Nacimiento.

Muy respetuosamente someto estas sugerencias, para que sean evaluadas y consideradas para incluirlas en el Plan Para Puerto Rico.

Muchas Gracias.

Víctor “Papo” Rodríguez Villanueva

(787) 608-1661